PERFILES FLAMENCOS

 Paco de Lucía. Guitarrista
Francisco Sánchez Gómez
Algeciras (Cádiz) 1947

A los trece años, ya trabajaba como profesional en la compañía del bailarín José Greco, acompañando al cante y al baile, acompañamiento que, pese a su juventud, lo hacía de forma magistral. De familia de artistas, el que menos notoriedad tuvo fue precisamente su padre, Antonio Sánchez Pecino, guitarrista también, pero que no llegó a actuar más allá de reuniones de aficionados. Sus hermanos, Ramón de Algeciras y Pepe de Lucía, son dos excelente artistas, guitarrista y cantaor respectivamente, pero que no han llegado a la altura de Paco, genio a tal punto, que jamás ha sido cuestionado por nadie como artista cumbre del flamenco.

A esa temprana edad ya actuó junto a Fosforito que, habiéndolo escuchado, se lo llevó a Salamanca para que lo acompañara en su actuación en aquella capital. De aquel pri­mer contacto surgió no solo una buena amistad, sino que fue­ron muchas actuaciones y numerosos los discos que graba­ron juntos estos dos artistas inconmensurables.

El sentido rítmico y armónico de Paco de Lucía es abso­lutamente increíble. Sin saber música, tiene sin embargo una intuición fuera de lo común para componerla. El mismo reconoce no tener técnica musical, pero sí unos recursos inventados por él mismo que le permiten tocar como lo hace.

Su etapa con Camarón fue, quizás, la más extraordinaria de su vida. El encuentro de estos dos monstruos soliviantó para siempre los esquemas del flamenco, creando respectivamente escuelas que han seguido (y siguen), tanto profe­sionales como aficionados del cante y de fa guitarra.

Paco se ha aproximado más de una vez a otras músicas como es el jazz, la salsa, etc. Y aquí es interesante saber su opinión sobre la música fusión de la que tanto se habla:  “La fusión puede dar resultado aunque  yo no creo en ella. En mis trabajos  con Larry Coryell, John McLaughling o Al Di Meola la música no era ni flamenco ni jazz, era una fusión de músicos más que de músicas.
                                                                                                              PACO ACOSTA

  Mensaje flamenco 

Cuando tu genio creador asoma,
la guitarra transmite tu mensaje
con el antiguo y musical lenguaje
de un flamenco y universal idioma. 

Tus manos son dos alas de paloma
que acarician cual delicado encaje,
y transforman las notas del cordaje
en gotas microscópicas de aroma. 

Es tu pueblo, tu gente... ¡Andalucía!
la fuente que derrama cada día
el límpido caudal donde te inspiras. 

Y llevas con orgullo por el mundo,
avalados por tu éxito rotundo
los nombres de tu madre y de Algeciras.

PACO ACOSTA