PERFILES FLAMENCOS

Juanito Valderrama. Cantaor.
Juan Valderrama Blanca
Torre del Campo (Jaén) 1917

Juanito Valderrama es quizá, el mejor exponente de que el flamenco no está reñido con la copla, antes al contrario, viene a demostrar que un artista con buenas cualidades puede destacar perfectamente en los dos géneros. Pasando revista a la dilatada carrera artística de Juan vemos que, tanto en el flamenco como en la copla, ha grabado cosas importantes que lo acreditan como magnífico intérprete de ambos estilos.

Juan empezó (y nunca dejó de hacerlo) cantando flamenco. Su amplia discografía abarca todos los estilos, siempre acompañado de las mejores guitarras, y que culmina con su "Historia del cante flamenco", cuatro álbumes en los que ínterpreta cincuenta cantes diferentes de inmejorable factura. Juan es pues, no solamente un conocedor de todos los palos del flamenco, sino un magnífico cantaor que imprime a cada cante, además de su sello personal, el saber hacer de los grandes maestros.

En el apartado de la copla o canción aflamencada y acompañado de orquesta Juan, posiblemente, ha cosechado más triunfos que en el cante flamenco. Con su voz larga, melódica y tan agradable al oído gravó cerca de trescientas composiciones de las que muchas de ellas son verdaderas obras de arte. Juanito Valderrama ha presentado más de cmincuenta espectáculos encabezando carteles, con los que ha cosechado grandes éxitos. Sus sesenta años largos como primera figura lo han hecho uno de los artistas más queridos y admirados del gran público. Pese a su edad, Valderrama, que sigue en activo, suple sus lógicamente mermadas facultades con unos profundos e innegables conocimientos del cante.

RUISEÑOR JAENERO

Tiene su voz riqueza de oro vivo
con cálidos matices de aceituna,
que no en vano Jaén lo hizo la cuna
en la rama sonora de un olivo.

El duende del flamenco, tan esquivo,
se le entregó en gloria y en fortuna
y, amarrado con hilos de la luna,
en su pecho vive el Arte cautivo.

La guitarra, rindiéndose a su cante,
fue para él como una tierna amante
atándolo con primas y bordones.

Y un ruiseñor de trinos celestiales
se derramaba en notas musicales
para orquestar sus más bellas canciones.

PACO ACOSTA