Jamones de Juviles S.A.

SIERRA DE ARACENA Y
PICOS DE AROCHE

Andalucía Comunidad Cultural


AL NORTE DE LA PROVINCIA DE HUELVA SE SITÚA LA SIERRA DE ARACENA y PICOS DE AROCHE, UN PAISAJE DELICADAMENTE abrupto en el que predominan todas las gamas del color verde, cruzado por un sinfin de senderos naturales y antiguas vías pecuarias, de los cuáles más de seiscientos kilómetros están señalizados; senderos y caminos que aún hoy en día siguen comunicando los innumerables pueblos, aldeas y caseríos de la zona. En la sierra, la magia y la leyenda aparecen como referencia constante a su pasado. De los campos de dól menes se da paso a los Caballeros de la Orden del Temple o de la de Santiago, de los ídolos de placa del Bronce se pasa a los símbolos cabalísticos con insinuaciones hebraicas de antiguas placas.

 

CLIMA

El clima predominante es mediterráneo y se ve favorecido por las montañas, que hacen que la temperatura media sea inferior que en la zona costera. Los veranos en la sierra son muy agradables, mientras que en pleno invierno son contados los días en que el termómetro baja de 0º centígrados. Los bosques de castaños poblados de helechos en las umbrías, galerías de chopos y rosales silvestres sobre los cauces de los innumerables arroyos, hacen de estas tierras un lugar único en el que las dehesas de encinas y alcornoques son recorridas por piaras de cerdos ibéricos, y donde los visitantes pueden disfrutar de un contacto directo con la naturaleza y la cultura.

Desde la llamada Peña de Arias Montano, en memoria del heterodoxo ministro de Felipe II, que se retiró a esta tierra -para él magnética- y junto a la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, el encantador trazado urbano de Alájar, destaca blanco, recortando en la silueta de un enorme lagarto, sobre el verde de los bosques y dehesas que lo rodean, donde se eleva vigoroso el Templo Parroquial dE San Marcos, terminado de construir en el siglo XVIII.

ALMONASTER LA REAL

La localidad de Almonaster la Real cuenta con una gran variedad de tipos de viviendas con elementos góticos, mudéjares y renacentistas. Entre los monumentos históricos artísticos decla- rados, destacan la Iglesia de San Martín (s. XIV) con su portada "Manuelina" del Perdón (s. XVI). Atravesando la plaza del Llano, se accede al conjunto de fortaleza (muralla de fábrica romana yaracena.gif (40817 bytes) árabe) y Mezquita, edificio califal del siglo X construido sobre restos romanos y visigodos, desde donde también se divisan unas bellísimas imágenes del pueblo y sus verdes alrededores. Junto a este edificio se encuentra una de las dos plazas de toros de la localidad construida en el siglo XIX. La otra se encuentra en el Llano de Santa Eulalia, donde también localizaremos la Ermita de Santa Eulalia de Mérida construida sobre un mausoleo romano, enclavada en un paisaje típico serrano de encínas.

ARACENAaracena2.gif (20818 bytes)

En el corazón de la sierra, Aracena es un lugar turístico por excelencia, presidida por el cerro del castillo, sobre el que se alza la Iglesia Prioral del Castillo (s. XIII y XIV) y las ruinas de la vieja fortaleza. Bajo este cerro discurre un laberinto de simas y pasadizos. Inundada de estalactitas y estalagmitas está la famosa Gruta de las Maravillas, abierta al público en un recorrido superior a los mil metros. En la antesala de la Gruta se encuentra el interesante Museo Geológico-Minero, además, podrás disfrutar del Museo de Escultura Contemporánea al Aire Libre situado en los alrededores. Aracena, también posee una serie de edificios religiosos y civiles de gran interés como son la Iglesia de la Asunción (s.XVI), de Santa Catalina (antigua sinagoga judía del 5. XVI), la Iglesia de El Carmen y la de Santo Domingo (s. XVI), el antiguo Ayuntamiento con su portada de Hernán Ruíz (1563) y el Palacio del Obispo Moya (s. XVII).

AROCHE

Rodeada de naturaleza e historia, Aroche aparece mejestuosa alrededor de un impresionante recinto amurallado (s. XVII), que no logra ocultar el Castillo Almorávide (s. XII), en el que el pasado siglo se construyó una plaza de toros en su patio de armas. La Iglesia de la Asunción, el convento de la aracena3.gif (74014 bytes)Cilla y la Cruz de Mármol, así como el Retablo de la iglesia o la Cruz del Cardenal Mendoza son algunas de las obras de arte que se pueden visitar; además del Museo Arqueológico, y uno de los más curiosos museos, el del Santo Rosario con más de mil quinientos ejemplares procedentes de los lugares más lejanos y de las personalidades más dispares.

 

ARROYOMOLINOS DE LEÓN.- Arroyomolinos de León ofrece un rosario de antiguos molinos, de ahí su nombre, cuyos restos aún son visibles alrededor de las riberas que surcan su término municipal, en una sierra tan exuberante como hermosa. Dos parajes de particular belleza, El Abismo y El Mirador de la Sierra del Búho, ofrecen unas vistas inigualables, con un buen acceso tanto a pie como en vehículo.

CALA.-Los orígenes de Cala están ligados a las extracciones mineras. En su ermita románica, construida sobre los restos de un lar romano, quedó una lápida de homenaje al emperador Augus- to. Su Iglesia de la Magdalena ofrece al visitante un retablo salído del taller del pintor Alejo Fernández (s. XIII). Hacia la Cueva de Taranzo, en las Dehesas de Cala o hacia la Sierra de Valdenueces se pueden realizar agradables paseos.

CAMPOFRÍO.- La Villa de Campofrio es un lugar de encuentro entre la mina y la sierra. De sus orígenes hablan antiguos yacimientos arqueológicos, como los restos de calzadas romanas que unían la comarca con el importante centro urbano de Mérida. El Puente Viejo, el Puerto de la Cruz de los Dolores, la necrópolis del Risco del Tesoro, son algunos puntos donde podremos contemplar restos romanos. Aquí también podremos localizar el más antiguo coso taurino de España que junto a la Iglesia Parroquial son dos edificios construidos durante el siglo XVIII.

CAÑAVERAL DE LEÓN.- Situado en la parte más alta de una colina que domina nume rosas huertas regadas por las abundantes aguas de la zona, se localiza Cañaveral de León, con un curioso manantial en el mismo centro de la población, conocido como la Fuente Redonda, que se canaliza a través de una calle hasta La Laguna, un gran embalse situado también en el interior de la población. En los alrededores de Cañaveral son citas indispensables los parajes del Puerto de Jacaco, Rivera de Montemayor, la Charca del Molino y la Sierra de la Pipeta.

CASTAÑO DE ROBLEDO.- La hermosura del entorno de Castaño del Robledo, cuyo nombre se deriva de la especie arbórea dominante, merece por sí sola una visita. La calidad cromática de su entorno natural es, en cualquier época del año, indescriptible. Sus recoletas y empedradas calles tienen todo el encanto de la arquitectura popular serrana andaluza, con casas de un evidente estilo renacentista, en algunos casos, y barrocos en otros. La iglesia barro ca de Santiago Apóstol y una monumental iglesia inacabada destacan del resto de las edificaciones. Desde Castaño parten senderos en muy buen estado hacia algunos pueblos cercanos a esta hermosa localidad serrana.

CORTECONCEPCIÓN.- El espigado campanario de aires neoclásicos de la Iglesia de la Purísima Concepción, en la localidad de Corteconcepción, observa la plácida vida y los contornos de esta hermosa población de ochocientos habitantes. Desde esta privilegiada atalaya se dominan los verdes parajes que rodean la población y que merecen ser recorridos por sus senderos y caminos. Los más visiTAdos son el Pantano y el Dolmen de Monte Acosta.

CORTEGANA.- Antes de llegar a Cortegana se divisa la silueta de su Castillo Medieval, construido en tiempos de Sancho IV y que conserva su estilo románico y gótico. Ya en pleno centro urbano nos encontramos con la Iglesia Parroquial del Salvador (s. XVI), Monumento Nacional de estilo mudéjar. Desde Cortegana parte la Ruta de los Molinos por senderos debidamente señali- zados que, además, podrán conducirle a otras poblaciones de los alrededores. Aquí encontraremos industrias del metal dedicadas a la particular fabricación de romanas, balanzas de gran precisión, así como los derivados del cerdo ibérico que al igual que en el resto de la sierra son de una calidad excelente.

CORTELAZOR.- En el escarpado término municipal de Cortelazor se registra el mayor índice de pluviosidad de la provincia de Huelva, cuyo nombre parece derivar de un cabecilla musulmán llamado Azor, que se hizo con estas tierras en época de los reinos de Taifas. El templo Parroquial de San Juan Bautista alberga, entre otras obras de arte, un retablo barroco, tallas de la Virgen y un lienzo de un discípulo de Murillo, Alonso Miguel de Tovar.

LAS CUMBRES.- De la despoblación de la antigua ciudad romana de origen celta, Concordia Julia Nertobriga, se crearon sobre tres montes cercanos, las actuales Cumbres. La menor, Cumbres de Enmedio, apenas supera los 60 habitantes dedicados a la explotación agrícola, forestal y ganadera. Cumbres de San Bartolomé, es algo más extensa que la anterior, sus setecientos vecinos también se dedican a labores agrícolas y ganaderas.aracena4.gif (63810 bytes)

La de mayor rango poblacional es Cumbres Mayores, ciudad fortificada con una gran riqueza patrimonial: el Castillo Fortaleza (s. XIII), debe su fundación a Sancho IV "El Bravo" y fue declarado Monumento Nacional en 1.895, la Iglesia Parroquial de San Miguel de nave central gótica y capillas laterales renacentistas, es obra de Hernán Ruiz, el que fuera maestro mayor de la Catedral de Sevilla. Once retablos; barrocos, renacentistas, neoclásicos, platerescos,... además de una importantísima colección de plata labrada mejicana donadas por los indianos de origen cumbreño, así como esculturas y lienzos de gran valor artístico, completan el conjunto ornamental de esta hermosa construcción del siglo XV.

Hay que tener en cuenta la industria charcutera. Basta decir que existen veintidós almacenes dedicados no sólo al renombrado jamón de cerdo ibérico de bellota de Cumbres, sino a toda una serie de especialidades entre las que citaremos el lomo embuchado, el morcón o el chorizo cular.

ENCINASOLA.- La tradición señala a Encinasola como escenario de las actividades del pastor lusitano Viriato, que luchó heroicamente contra los romanos. No hay duda de que éstos poblaron laaracena5.gif (34189 bytes) villa y prueba de ello es una lápida romana con inscripciones que hablan de César Augusto que se conserva en la iglesia. Al rey Felipe II y a su hermano Juan de Austria se deben los nombres de los baluartes defensivos (s. XVI), el de San Felipe y el de San Juan. No podemos olvidar la arquitectura religiosa, la Iglesia de San Andrés (s. XVI) con un interesante retablo barroco y su orfebrería o la Iglesia de San Sebastián en la que se venera una imagen de la Virgen de Gracia del siglo XVI.

FUENTEHERIDOS.- A mediados del siglo XIII fue fundado Fuenteheridos, nombre que deriva de la existencia de una fuente en aquel lugar (Fonte frigidu= Fuente fría) y de la abundancia de agua en la zona, da buena cuenta la Fuente de los Doce Caños. Su casco urbano está declarado Conjunto Histórico Artístico, tanto por la tipología arquitectónica de sus edificios, como por sus calles pavimentadas con bellos empedrados. Todo este conjunto urbano está presidido por la Iglesia Parroquial barroca con su esbelta torre campanano.

El bosque de castaños que rodean al municipio crea unas condiciones medioambientales y climáticas inmejorables. Por él discurren senderos muy pintorescos, como el antiguo Camino Real de Valdelama que une Fuenteheridos, Cortelazor y Los Marines.

GALAROZA.- La Ermita de Santa Brigida (s. XV) es un mirador excepcional del pueblo de aracena6.gif (76455 bytes)Galaroza, enclavado en un valle de castaños y frutales. El rumor de sus fuentes y el encanto de sus casas nos acompañan en la visita a este rincón de la sierra. En la Ermita del Carmen (s. XVI) se encuentra una talla de la Patrona de la localidad, atribuida a la prodigiosa escultora e imaginera La Roldana. Otro edificio recomendable es el Templo Parroquial de la Purisima Concepción (s. XVI) de estilo neoclásico-dórico levantado sobre planta francesa o de cruz latina. La fama de Galaroza viene por sus muebles de hermosas hechuras andaluzas, sillas de enea, camillas y las típicas "almonteñas" que salen de las manos artesanas y de las buenas maderas empleadas en las numerosas fábricas de muebles.

El río Tinto es uno de los ríos que le dan unidad a la provincia de Huelva, siendo testigo de las idas y venidas de la historia provincial. Pues bien, este río lleno de historia nace en la pequeña localidad de La Granada de Riotinto, ofreciendo a todos los amantes de la naturaleza el paisaje de la Sierra de La Joya, situa da a cuatro kilómetros de la población y a la que se puede acceder por la carretera que conduce de La Granada a Campofrío.

HIGUERA DE LA SIERRA.- Cada cinco de enero un sinfín de visitantes inundan las calles de Higuera de la Sierra; el motivo, la Cabalgata de los Reyes Magos. En ella se representan las escenas bíblicas con personas, que recorren el pueblo en carrozas ataviadas con trajes de la época. Para mantener esta tradición todos los años se organiza un festival taurino con las primeras figuras del momento. Pero Higuera no es sólo esto, además se pueden visitar las Cuevas de las Tobas o la Iglesia barroca de San Sebastián, donde podremos admirar lienzos del discípulo de Murillo, Alonso de Tovar pintor de cámara del rey Felipe V, además de un retablo de estilo churrigueresco y una talla de marfil traída de Filipinas a principios de siglo XVIII. También son destacables la Ermita del Cristo del Rosario, y en las afueras del pueblo la Ermita de la Virgen del Prado (siglo XVI).

HINOJALES.- Hinolajes no sólo es el nombre de esta población, sino de la sierra donde se enclava y de su Ribera de gran belleza y fácil acceso. Su templo Parroquial de estilo gótico de finales del siglo XV nos descubre importantes pinturas al fresco (renacentistas). A finales del mes de abril y el día primero de mayo, Hinolajes se dedica a festejar el día de su Patrona, la Virgen de la Tórtola, donde podremos disfrutar de la danza denominada "lanza", cuyos movimientos hacen recordar tradiciones celtas.

JABUGO.- En el mundo de la gastronomía, la sierra de Huelva ocupa un puesto preferencial con sus productos derivados del cerdo ibérico, pero es en Jabugo donde adquiere nombre propio,aracena7.gif (56514 bytes) conocido éste, en el mundo entero, por sus jamones y demás productos cárnicos. Los parajes en los que se asienta Jabugo fueron poblados desde el neolítico y prueba de ello nos dan los yacimientos arqueológicos de la Cueva de la Mora y el emplazamiento de El Becerro de la Edad del Bronce. En su patrimonio artístico hay que destacar la Iglesia de San Miguel (siglo XVI), de estilo mudéjar, pero con importantes reformas de ampliación hasta alcanzar la configuración actual de avan zado el siglo XVIII.

LA NAVA.- En las proximidades del valle del Múrtiga se encuentra el pueblo de La Nava, donde sus pocos más de cuatrocientos habitantes se dedican al trabajo de sus numerosas huertas, en las que destacan los frutales, sobre todo el melocotón, protagonista incluso de las fiestas del pueblo, que se celebran en la última semana de agosto o primera de septiembre. La Nava está surcada por multitud de senderos que nos adentran en parajes como la Sierra de la Algaba.

LINARES DE LA SIERRA.- Enmarcado por altas sierras y ofreciendo una imagen de impresionante belleza, Linares de la Sierra invita a pasear por sus limpias y cuidadas calles, donde el empedrado que adorna la entrada de las casas llama la atención del visitante. Una vez recorridas sus calles, visitaremos la Iglesia Parroquial y su encantador lavadero. Siguiendo senderos y caminos podremos llegar hasta La Ribera de Linares o al Valle de los Silos.

LOS MARINES.- En el siglo XIV fue fundada la villa Los Marines por repobladores gallegos. De su típico trazado urbano sobresale su iglesia parroquial (s. XVIII) que posee un Retablo Mayor y estandarte de la Divina Pastora de la misma época.

PUERTO MORAL.- Cercano al importante pantano de Aracena se encuentra el municipio de Puerto Moral rodeado de bonitos paisajes y vistas, como las que ofrece El Mirador. Este, situado a un kilómetro de la población, se levanta sobre un extenso valle desde donde se divisa la imponente presa del pantano al que, si se desea, podemos bajar hasta su orilla. La Iglesia de Santa María de la Cabeza se comenzó a construir en el siglo XIII pero no se concluyó hasta el XVIII, por lo que no tiene un estilo propio definido.

ROSAL DE LA FRONTERA.- Como su nombre índica, Rosal de la Frontera, se encuentra emplazado en la frontera de España con Portugal. Población de reciente creación, su emplazamiento fue desde tiempos medievales lugar de invernada de los rebaños de la Mesta. HoY es zona de libre paso, anticipo de la Europa sin fronteras. Recorriendo caminos  y senderos de fácil acceso se puede llegar hasta algunos de sus molinos medievales.

SANTA ANA DEL REAL.- En Santa Ana la Real, por su clima atemperado, por la masa arbórea que la rodea y por estar enmarcada en un hermoso paisaje serrano de huertas de frutales y frescos bosques de alcornoques y castaños, es un lugar ideal para el descanso en época estival. De estilo neoclásico es la Iglesia de Santa Ana que ofrece una importante obra artística en su única nave.

SANTA OLLAYA DEL CALA.- Santa Olalla del Cala fue puerta de Andalucía en la Ruta de la Plata, y es un importante nudo de comunicaciones. Ya en época romana Santa Olalla, la antigua Ponciana, tuvo gran importancia debido a su enclave estratégico. Presidiendo la vida de la villa, se sitúa el Castillo, una formidable edificación de diez torres del siglo XIII, con elementos de construcción postcalifal y que probablemente se hizo sobre basamentos típicamente musulmanes. En la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción se conjugan varios estilos con elementos suficientes para creer que fuera en tiempos una sinagoga judía, y más adelante una mezquita.

VALDELARCO.- Rodeado de bosques de castaños, alcornoques y encinas, Valdelarco se extiende por una ladera, sus casas encaladas y de rojas tejas, aparecen ante el viajero con ese hondo sabor de los pueblos andaluces. Sobre los tejados de sus casas la Iglesia Parroquial muestra su silueta neoclásica y torre barroca, obra de Pedro de Silva en el siglo XVIII. A la hora de hacer senderismo nos encontramos con dos puntos inevitables de visitar como son el Puerto del Lanchar y el Risco de la Matanza.

ZUFRE.- De raíces árabes tanto en el origen de su nombre, como el trazado de sus calles, sinuosas, estrechas y de quiebros bruscos, Zufre ofrece al visitante dentro del casco urbano, edificios de gran interés, la Iglesia de la Purísima Concepción y la Casa Consistorial, ambas atribuidas al maestro Hernán Ruiz y declarados Conjunto Histórico Artístico. A las afueras entraremos a visitar la Ermita de Santa Zita, y a trece kilómetros la Ermita de Nuestra Señora del Puerto, patrona de la villa.